El Nivel Inicial se organiza en dos etapas: la etapa de los primeros aprendizajes al que corresponden las salas de 2 y 3 años y la etapa de los aprendizajes básico-preliminares o pre-escolares que se presentan como un período esencial de transición o de articulación con el primer ciclo de la Escuela Primaria, que se dan en las salas de 4 y 5 años.

El Proyecto Pedagógico se diseña por áreas de aprendizaje, capacidades e indicadores de avance y ámbitos de experiencias, tal como lo enuncia el Diseño Curricular de Provincia de Buenos Aires, entendidas como la delimitación de un dominio de experiencias personales en relación con situaciones de clase, demarcadas por actividades que se vinculan con ciertos sectores del conocimiento.

El camino por el cual se acerca al alumno al conocimiento es el “JUEGO”; este persigue una intención pedagógica para diferenciarse del jugar por jugar y ofrecerle al niño situaciones de enseñanza-aprendizaje, dado que el jardín de infantes es una “ESCUELA” antes de la ESCUELA PRIMARIA.

La observación del docente es muy importante, no sólo para detectar dificultades, si las hubiere, sino también para poder  fortalecer y evaluar tanto el proceso como el producto final de aquello que se ha propuesto trabajar. Además, es de suma necesidad e importancia poder descubrir las fortalezas, debilidades e intereses del grupo para lograr alcanzar con diferentes actividades y estrategias lo ” Mejor de cada Alumno”.

En el jardín de infantes, estas observaciones se acercan a las familias, a través de informes confeccionados en diferentes instancias del año, que pretenden ser una “Fotografía del Alumno” al momento de monitorear dicha observación.

A través de los talleres deportivos de gimnasia artística y fútbol se busca intervenir intencional y sistemáticamente en la formación integral de los alumnos, a través de su incidencia específica en la constitución y desarrollo de su corporeidad y su motricidad.

Los estilos de vida comienzan a adquirirse en los primeros años de vida, por ello la edad de 3 a 6 años es un periodo crítico. La escuela se muestra como un lugar óptimo para la adquisición de estilos de vida saludables entre los que se encuentra la práctica de actividades físicas.
Es en esta etapa donde se desarrollan y asientan las bases para desarrollar una buena competencia motriz a través de las denominadas Habilidades Motrices Básicas: correr, saltar, girar, lanzar, patear, trepar, etc. Además, el aprendizaje y dominio de estas HABILIDADES no solo contribuye al desarrollo físico sino también al cognitivo y social de los niños y está pensado para proporcionar las bases para una vida activa.
Las actividades se planifican basadas en situaciones lúdicas que atraigan y den acceso a los niños a construir sus propios aprendizajes; se crean y se piensan espacios de juego teniendo en consideración las necesidades y capacidades de los niños.

Este taller es otra de las actividades muy participativas, en donde se inicia el sentido de compañerismo y ayuda mutua, donde los niños, llevan a cabo actividades del área de educación física, en un ambiente diferente.
La institución, cuenta con un predio preparado para dichas actividades al aire libre, en donde los grupos de alumnos disfrutan del trabajo físico, el cual se encuentra a cargo de los profesores del área de educación física.

También, para esta institución educativa, es importante el desarrollo de las aptitudes artísticas en las diferentes ramas del arte; no sólo despertando el interés por lo estético, sino también, que pueda llevar a cabo y perfeccionar su pensamiento crítico, el placer por expresarse plásticamente y el expresar sus emociones de manera espontánea.

Continuando con la formación integral del alumno, en el nivel inicial, se trabajan las TICS, en función de todas las áreas del aprendizaje; además de proporcionarle el conocimiento de inglés como una herramienta fundamental, para el futuro escolar y personal.

FESTIVAL 2019 TURNO MAÑANA

FESTIVAL 2019 TURNO TARDE

GALERÍA DE IMÁGENES